¿Y por qué trabajar en mí mismo?

Hoy en día, los cursos para crecimiento personal como PNL, Constelaciones Familiares, CRP, Coaching, entre otros, son muy anhelados por muchas personas, y cuando preguntamos razones del ¿Por qué? puede salir: Para “Trabajar en Mí mismo”, pero una vez más… ¿Por qué?

¿Cómo Transcurren nuestras vida hoy?

Nuestra vida transcurre entre lo que vivimos en estado de conciencia y lo que vivimos desde el inconsciente, la proporcionalidad de esto es completamente personal, pero en general, pasamos mucho de nuestro tiempo en automático y ausentes de nosotros mismos, pensando en lo que fue o en lo que será, y dejando bastante poco espacio para el momento presente. Y esto, sin juicio no es ni malo ni bueno…. Simplemente es una manera de vivir y eso está bien.

El asunto cambia cuando evaluamos cómo esto afecta nuestra calidad de vida y como nos sentimos, en general vivimos sin prestarle atención a este balance hasta que sucede algún evento (en general valorado por nosotros como algo negativo en la forma de perdida, ruptura, dolor etc.) y nos rompe el equilibrio rutinario. Una separación de pareja, una perdida de un familiar, o incluso pérdidas económicas (negocio/trabajo).

Hasta que salimos de la Rutina

Es allí cuando nos damos cuenta del “tiempo” perdido, de los esfuerzos no recompensados, la falta de atención a aquellas cosas importantes y viene la fulana crisis, que no es más que una alteración inesperada y abrupta de la rutina, esa rutina en la que vivimos sin vivir, esos tiempos en los que vivimos en automático  y sin sentir realmente y es que me ha pasado personalmente que he vivido mucho tiempo sin saber qué es lo que siento.

¿Piensas o sientes?

Una de las experiencias más importantes de vivir en este plano y para lo cual nuestra tecnología (cuerpo humano) está diseñada, es justamente para sentir, pero entre lo que nos enseñan en casa y en el sistema educativo formal occidental y lo que nosotros elegimos, sea consciente o inconscientemente, nos olvidamos de lo que sentimos en favor a lo que pensamos, nos volvemos seres puramente racionales y cuando le preguntamos a alguien que siente ante determinada situación responde con referencia a los pensamientos que tiene y no con lo que realmente siente.

Esto es mucho más común de los que pensamos y en general nuestra sociedad, las personas confundimos pensamientos con sentimientos como si fueran equivalente y esto hace tan difícil la reflexión y la comunicación, pues , ¿Cómo podemos comunicar lo que sentimos si ni nosotros mismos sabemos qué es?

Para ser mejores personas tendríamos que evaluarnos honestamente y poder realizar el diagnóstico de cómo nos sentimos realmente, si estamos satisfechos de verdad con los resultados de nuestras vidas, los resultados que tenemos son realmente lo que deseamos para nosotros?

Vivamos en la Consciencia

Si la repuesta es satisfactoria para mí y atención porque digo satisfactoria para mí mismo y no para la sociedad, mi familia o mi pareja, entonces probablemente viva más consciente que la mayoría de las personas, pero si mi vida no me satisface, me siento frustrado, no me siento feliz o tranquilo, es momento de revisar cuanto tiempo estoy presente y como soy mas responsable por lo que pienso y lo que siento, no solo del mundo en el que vivo sino de mi mundo interior.

Estar atento a lo que percibo de mí mismo es la forma de conocerme y hacerme responsable verdaderamente de mi vida, dejando de culpar a las personas y circunstancias de mi vida por las cosas que veo en mi vida y empezar a asumir que todo lo que vivo es mi responsabilidad y que solo yo puedo cambiar lo que experimento. Por esto es que trabajar en mí mismo es la tarea mas importante, solo soy y puedo ser responsable de mi mismo pues no puedo cambiar lo que otros piense, sientan y hagan, eso es su responsabilidad, mi área de influencia comienza y termina en los limites de mi propio ser y solo allí es que puedo intervenir y por tanto el único trabajo es en mi propio ser.

Por tanto los invito a empezar, o continuar conociéndose a sí mismos, buscando los sentimientos experimentados ante cada situación de vida, y por supuesto, no olvides agradecer cada experiencia vivida y las enseñanzas que vinieron con ellas. Vivir desde el agradecimiento hará que tu camino al paraíso interno, sea más sencillo y cada uno podrá experimentar el cielo en la tierra.

Todo esta bien!!! Gracias Dios!!!

Luis Chacin

Lee nuestros otros artículos:

Sexualidad sagrada, beneficios del Tantra

Cómo dormir bien y levantarte para comerte el mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram